Arder - Despertando el cielo dormido

De arder de tanto deseo

que no resistan los dedos

en encontrar nuestros labios

buscando los recovecos.

De sentir que tus yemas

sienten mudas las mías.

Que al tacto de mi lengua,

duerman la pena y la lanza.

Que cubra la esperanza

la luz de mi cintura.

Penetran las horas ocultas

volviendo el tiempo ceniza.

Sucedan falacias y sonetos

mientras la luna alumbra cada medida

de tus sueños junto a mis sueños,

de tus ojos junto a los míos.

Sé el papel sobre el que escribo los pasos

que lentos funde la arena y el ser,

que voy recogiendo los pedazos

de mi capa raída

junto a las orillas de tu piel.


1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo