"Ha sido visto" - Despertando el Cielo Dormido

En travesía desde la puerta del león,

por el otero del Aljarafe, en legión.

Hacia donde la naturaleza

teje una Atlántida de belleza.

Vadeando el curso del Maenoba,

donde la ponzoña por poco roza

el vergel de nuestra andanza.

El Alcarayón nos dio bienaventuranza.

Auroras boreales de polvo, destilan

licor de aguardiente en la calzada.

El polisón se vuelve albero, impregnan

un sonar familiar, reemplaza

nuevos cantares de retumbar popular.

Arribamos donde las motas se confunden

con las áridas playas de orillas benditas,

aúnan blancas portadas y tierra en una marisma.

Alabanzas a un renovado amanecer, recuerden.

Aledaño vecino, un oasis palatino detenido en las eras,

delineado con troncos que a su mar rojizo llega.

Escalinata con puentes forjada, cercada por el arroyo madre,

hacia un charco que la Rocina reina, reposo del calandre.

La boca desbordaba el rocío que hinchió la laguna,

ribera labrada de corceles, en la noche chapoteaba la luna.

El sol les incitaba a devorar briznas de la fronda,

los hombres con pan y odres recorrían la ronda.

Entre pinos y mareas, entre grava y caña,

ha sido visto un pastor abrazado por un alma.

De espíritu astillado, de nacarada faz,

se rinden rotulas y meniscos, sustento solaz.

Ha sido vista entre el tizne y el llanto de la cera,

junto a nanas y nietos, por las quemadas arenas.

No dejaron que acariciara el suelo, el viento la besaba.

Cirios alumbran su senda, camina sobre sus hombros

con el silbido del flautín, a paso de sevillana.

Al alejarme del faetón, me adentro en la selva

de sombreros de paja, fue un ardiente mayo

de volantes emborrizados, arrastrados por el real.

En la diligencia, atravesamos la Santa María

retornando al abrigo del emperador de Andalucía.

¡Cuántas danzas danzadas! ¡Cuántas alegrías socorridas!

Fue un sábado de gala, junto al santuario una amapola florecía.




13 vistas
  • Facebook
  • Instagram

© 2020 

  • YouTube
  • Twitter