"LUZ" - Despertando el Cielo Dormido

Actualizado: may 12

Cuando comprendió lo que había hecho,

sus lágrimas, como perlas de cristal,

resbalaron por la ladera de su faz.

El velo opaco del mundo se desvaneció,

rendido de desafiar la claridad de sus ojos.

Éste había potenciado la locura de su razón.

–Si realmente estás con nosotros…

Ánimas grises le daban el revólver a la sombra difuminada:

– ¡Mátalo!

La eternidad se cernió sobre el reloj que,

poco a poco, flaqueó en su función.

– Yo continué una estela cegada.

En la umbría que se desmenuzaba rindiéndose al Sol,

un llanto contenido trazaba un lienzo

que olvidaba la esperanza y la pasión.

Despuntó la aurora

y un trueno en la inmensidad.

Dicen que mientras la luz

acariciaba por última vez su alma,

exhaló: –Podía haberla salvado,

podría haberlos salvado.

Un espejo quebrado.

Un grito ocluido.

Albor ensangrentado.

Desde el alto de la sierra,

ecos de victoria.

En las faldas de la mina,

dos niños lloraban.

Años ha de esta memoria,

deshilados por tierras,

sangre y lamentos aguardan.


de Tadeo Jesús Mora Benítez

Todos los derechos reservados.



A veces el silencio de nuestras historias pasadas pueden causar grandes heridas.

La luz que puede abrirse en tu vida, como el claro que se abre en un día tormentoso, son las palabras ocultas que salen a la luz.

Luz es ausencia de oscuridad pero es oscuridad iluminada, cuidado al apagarla, pues seguirá estando oscura la noche, y clara la mañana.




18 vistas
  • Facebook
  • Instagram

© 2020 

  • YouTube
  • Twitter